David Fonseca, calidez y buen ritmo

Lo de David Fonseca en el Teatro Barceló el pasado viernes 19 fue una experiencia de lo más gratificante. De esos conciertos de los que sales con una sonrisa en la boca y un calorcito en el alma. Sobre todo porque el portugués es un gran maestro de ceremonias y sabe cómo llegar al público y hacerle sentir su cercanía. Y porque con el vozarrón que tiene, llenó la sala de personas y acordes al ritmo del pop-rock.

A pesar de que llegué justita de tiempo, disfruté como una enana su primer tema, que pillé a medias por eso de llegar tarde, pero no pasó nada porque casi al término, David repitió la canción “Chama-me Que Eu Vou” y nos alegró doblemente. La particularidad de su último álbum es que todas las canciones están en portugués, y esto sorprende porque hasta la fecha cantaba únicamente en inglés.

El público estaba compuesto por personas de lo más variopintas, desde gente joven hasta menos joven, españoles y portugueses que compartían sus ganas de pasarlo bien y los buenos sentimientos que le transmitían los temas de Fonseca. Amenizó la velada con canciones de su nuevo disco como “Futuro Eu”, y “Hoje Eu Nao Sou”, entre otras.

Hubo además alguna que otra sorpresa, como por ejemplo cuando sacó un paracaídas que ondeaba el público, al tiempo que el cantante asomaba la cabeza. O como cuando bajó del escenario para cantar a pie de público y empaparse de la audiencia.

concierto david fonseca en el teatro barceló

Sin duda, David proporcionó todo un espectáculo visual y sonoro. Desde las imágenes proyectadas en las pantallas que acompañaban su música, hasta el estilismo escogido por el cantante.

Como no podía ser de otra forma interpretó algunos de sus temas más antiguos y conocidos, como los de “Kiss me, oh Kiss me”,” The 80’s” y “Superstars II”.

Por mi parte, he de reconocer que cuando escuché algunos de sus temas en Spotify no me apasionaron, todo sea dicho. Pero lo que es cierto es que salí encantada y convirtiéndome en una fan más. Imagino que el conjunto entre su voz en directo, la puesta en escena y el ambiente buenrollista me acabó convenciendo.

David Fonseca tiene un encanto natural, un deje seductor que está presente en todas sus interpretaciones. Nos enamora, nos encanta, nos embelesa de forma natural y no podemos evitarlo. Es por ello por lo que salimos de allí más que enamorados.

Texto y fotografía por Ana Amaya.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s